30 de noviembre, 2017 Medioambiente comentarios Bookmark and Share
< Volver

La iniciativa tecnológica conjunta, conocida como la JTI de bioindustrias o Bio-Based Industries Joint Undertaking (BBI JU) en inglés, una empresa público-privada entre la Unión Europea y el sector privado, es el catalizador para lograr una bioindustria sostenible en Europa.

En Europa, cada año, millones de toneladas de pulpa de remolacha azucarera son reutilizadas como productos de bajo valor tales como piensos y fertilizantes o se transforman en "gas verde" (bioetanol). Sin embargo, gracias a las nuevas técnicas de extracción de vanguardia, actualmente esa pulpa se puede transformar en componentes de alto valor que se pueden usar en equipos deportivos, partes de automóviles e, incluso, en la industria de la aviación, aumentando su valor actual hasta 50 veces más. Esto no es un sueño lejano, sino el concepto del proyecto Pulp2Value: 1 de los 65 proyectos altamente innovadores financiados por BBI JU, iniciativa que, con recursos valorados en 3.700 millones de euros, tiene la finalidad de apoyar un crecimiento más sostenible y respetuoso con el medio ambiente.

En un momento en el que las demandas de productos más ecológicos y una economía más circular son cada vez mayores, las bioindustrias son en muchos sentidos la clave del futuro europeo, afirman desde BBI JU. No solo contribuirán masivamente a la descarbonización y la reducción de nuestra dependencia de combustibles fósiles a través de un mejor y más eficiente uso de los recursos naturales locales, al hacerlo también tendrán un vasto potencial económico. En 2014 las bioindustrias ya empleaban a 3,3 millones de personas en Europa, una cifra que va a aumentar aún más con la creación prevista de 400.000 empleos cualificados adicionales para el año 2020 (el 80 % de los cuales serán en áreas rurales). Además, la explotación de subproductos, y cultivos como los cardos, el diente de león y el lino, permitirá a los agricultores de toda Europa diversificar e incrementar sus ingresos, impulsando al mismo tiempo el desarrollo de las economías locales, añaden estas mismas fuentes.

BBI JU fue creada con el objetivo de actuar como un catalizador para el desarrollo de una bioeconomía europea. Las biorefinerías juegan un rol central en la iniciativa, aumentando a mayor escala  nuevos bioprocesos para tratar todo tipo de residuos orgánicos y subproductos, y transformarlos en productos e ingredientes de alto valor.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus