20 de diciembre, 2017 Energía comentarios Bookmark and Share
< Volver

Cepsa ha presentado en España el trabajo de investigación Cepsa Energy Outlook 2030, en el que la compañía analiza las tendencias y los modelos socioeconómicos del mundo para explicar cómo será el mapa energético en el futuro, haciendo especial hincapié en España, a quien dedica un capítulo específico.

Héctor Perea, director de Estrategia de Cepsa, destacó en su intervención que “en nuestro informe anticipamos una evolución del mix energético: los derivados del petróleo seguirán prevaleciendo, pero las energías renovables van a ser las claras ganadoras. Esperamos que para 2030 se duplique en España la producción de energía solar y eólica respecto a la que se produce hoy”. 

De esta forma, según dicho informe, los productos del petróleo seguirán liderando el mix energético español en el futuro. De hecho, el petróleo supondrá casi la mitad de la demanda energética en 2030, si bien experimentará un paulatino debilitamiento, pasando de 46 millones de toneladas equivalentes (Mtoe) a 37 Mtoe.  Las energías renovables, el gas natural y la biomasa seguirán creciendo, en detrimento de combustibles fósiles como el carbón.  La electricidad, que representa una cuarta parte de la demanda energética española, favorecerá la expansión de fuentes de energía renovables, especialmente en forma de energía eólica y solar. Según el estudio, en 2030 España obtendrá el 60 % de su mix de generación eléctrica de fuentes renovables. La capacidad instalada de las renovables, eólica y solar fotovoltaica, se incrementará en España a 47GW y 29GW, respectivamente, frente a los 23GW y 7GW de la actualidad. 

La demanda de combustibles de uso en carretera disminuirá en 1,7 millones de toneladas en los próximos años, debido a la creciente eficiencia de los nuevos vehículos -en cuanto a consumo-  y al incremento en la venta de coches eléctricos. Según este estudio, en 2030 los motores de combustión supondrán el 96 % del parque móvil en España, imponiéndose la gasolina frente al diésel, cuyas matriculaciones bajarán del 61 % al 15 %.  Los coches eléctricos experimentarán un crecimiento moderado, pero continuo: su cuota de ventas se situará en un 15% del total, frente a los niveles insignificantes de la actualidad. Sin embargo, los híbridos serán más competitivos y económicos, y se convertirán en la opción preferida para cumplir con los objetivos de emisiones de Europa, alcanzando un 35 % del total.

En la imagen, de izquierda a derecha, Héctor Perea, director de Estrategia de Cepsa; Álvaro Nadal, ministro de Energía, y Pedro Miró, CEO de Cepsa.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus