21 de abril, 2020 Medioambiente comentarios Bookmark and Share
< Volver

Abengoa ha celebrado estos días el aniversario de la entrada en operación de Shuaibah, planta desaladora de ósmosis inversa de 250.000 m3/día construida por Abengoa en Arabia Saudí y que es, hasta el momento, la mayor desaladora construida por la compañía.

La planta cumple un año de funcionamiento, alcanzando satisfactoriamente los objetivos marcados al haber producido y entregado a lo largo de este año casi 87 millones de metros cúbicos de agua potable para consumo humano. Abengoa y Fisia Italiampianti fueron los responsables de la ingeniería, suministro y construcción del proyecto, en el que la Saudi Water Partnership Company (SWPC) actuó como offtaker, mientras que ACWA Power es el propietario y operador del mismo.

Este hito coincide con el anuncio por parte la compañía de la adjudicación, también en Arabia Saudí, de la que será la segunda planta desaladora más grande del país. Tendrá la misma capacidad, 600.000 m3/día que la planta desaladora que Abengoa construye actualmente en Rabigh III, y que será la mayor del país con tecnología de este tipo una vez esté finalizada.

Abengoa se consolida, así, como una compañía de referencia en el sector de la desalación en todo el mundo, con una capacidad global instalada de más de 1,7 millones de m3/día que se ampliará hasta los 4,3 millones cuando se complete el porfolio en ejecución. En Oriente Medio, Abengoa se encuentra actualmente construyendo la mayor desaladora por ósmosis inversa del mundo, situada en el complejo de generación de energía y agua de Taweelah, con una capacidad de producción de 909.000 m3/día, y la desaladora del complejo industrial de Emirates Global Aluminiun (EGA), de más de 41.000 m3/día, ambas en Emiratos Árabes Unidos, así como las desaladoras de Rabigh III y de Jubail 3A, de 600.000 m3/día también en Arabia Saudí y la desaladora de Salalah, de 114.000 m3/día, en Omán.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus