10 de diciembre, 2020 Medioambiente comentarios Bookmark and Share
< Volver

El proveedor de aplicaciones basadas en sensores para uso industrial, Sick, ha entrado a formar parte del nuevo proyecto de renovación de la Planta de Valorización Energética (PVE) del grupo Tersa, compañía pública de gestión de servicios ambientales, para el tratamiento de residuos urbanos de Sant Adrià del Besòs (Barcelona).

La planta cuenta con tres líneas de tratamiento de residuos, tiene una capacidad máxima anual de tratamiento de 360.000 toneladas y genera 200.000 MW anuales de electricidad. “Se trata de una planta que por su ubicación y su actividad tiene una sensibilidad medioambiental muy elevada, por lo tanto, los niveles de cumplimiento legal exigen las mejores tecnologías disponibles en cuanto a medición de las emisiones en la atmósfera”, explica Alessandro Leotta, director de la PVE del Grupo Tersa.

En este sentido, los equipos de medición medioambiental de Sick contribuyen a ganar eficiencia en el proceso y reducir al mínimo su impacto sobre el entorno. El actual proyecto de Sick cuenta con un equipo completo de analizador en la chimenea y un equipo redundante, destinado a duplicar la fiabilidad de la información que recibe la Generalitat de Catalunya sobre las emisiones de esta planta.

Estos dos equipos están compuestos por dos analizadores multicomponentes MCS 100 FT, dos analizadores de mercurio MERCEM 300Z, dos analizadores de partículas DUSTHUNTER SP100, dos medidores de caudal FLOW SIC 100, dos elementos de control remoto MPR y dos armarios de distribución y control, además de un sistema de tratamiento de datos y otro de envío de datos a la Generalitat de Catalunya, que es común para ambos equipos.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus