30 de abril, 2021 Medioambiente comentarios Bookmark and Share
< Volver

La Cátedra FACSA-FOVASA de la Universitat Politècnica de València (UPV) acaba de conceder, por segundo año consecutivo, los premios a los mejores trabajos de Fin de Grado (TFG) y Fin de Máster (TFM).

Los premios, dotados de una cuantía de 500 euros en el caso de los dos TFG, y de 800 euros en el caso del TFM, buscan visibilizar y poner en valor la investigación llevada a cabo por los estudiantes de la Universitat Politècnica de València en relación a la economía circular dentro del tratamiento del agua y la gestión de residuos.

Por su parte, los trabajos de Fin de Grado premiados están directamente relacionados con la recuperación de polifenoles mediante procesos de membrana. En concreto, el proyecto llevado a cabo por Ángel Muñoz se centra en la recuperación de los polifenoles que se encuentran en las aguas residuales generadas durante el proceso de extracción del aceite de oliva. “Los polifenoles son sustancias antioxidantes que se encuentran presentes en numerosos grupos de vegetales como los guisantes y lentejas, bebidas como el vino tinto o semillas como el cacao o la oliva. En el caso de la elaboración de aceite de oliva, únicamente el 2 % de los polifenoles se queda en el aceite mientras que el 98 % permanece en los residuos que se generan durante el proceso”, ha remarcado Muñoz.

Por su parte, el trabajo realizado por Pablo Moreno se centra en los polifenoles presentes en el alperujo, un residuo generado en la elaboración de aceite de oliva mediante la centrifugación de dos fases.  En este contexto, coincide con Ángel en que “es interesante rescatar los polifenoles porque tienen numerosas aplicaciones en la industria cosmética, alimentaria y farmacéutica por los beneficios que proporcionan sobre el cuerpo humano”.

Por otro lado, el trabajo de Fin de Máster premiado, perteneciente a Jorge García Martínez, se basa en el análisis técnico-económico para la utilización de una máquina de absorción, aprovechando combustibles residuales para cubrir una demanda media mensual de frío de 458 MWh de un centro de distribución de productos alimenticios. Proceso con el que, según ha explicado García Martínez, “se consigue establecer una estrategia de economía circular con sus consecuentes mejoras medioambientales y económicas”.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus