16 de julio, 2021 Medioambiente comentarios Bookmark and Share
< Volver

El sector petroquímico de Tarragona alcanzó en 2020 su máximo histórico de consumo de agua regenerada. En concreto, las empresas consumieron 5,4 hectómetros cúbicos de agua procedente de la planta de regeneración que opera AITASA (Aguas Industriales de Tarragona), una cifra sin precedentes desde la puesta en marcha de la planta, en el año 2012.

Esta instalación recupera, para uso industrial, aguas residuales que proceden de las Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales Urbanas (EDAR) de Tarragona y Vila-seca. De este modo, con su reaprovechamiento, se evita la emisión de estas aguas al mar, y al mismo tiempo se reduce, por parte del sector químico, la demanda de agua procedente de otras fuentes, en un ejemplo de la apuesta de la industria tarraconense por la economía circular.

Los 5,4 hectómetros del año pasado suponen un incremento del 5,26 % respecto al año 2019, cuando el consumo de agua regenerada por parte de las empresas que forman parte de la AEQT había sido de 5,13 hectómetros cúbicos.

El consumo marca un hito sin precedentes también en términos relativos, señalan desde la AEQT. En el año 2020 el consumo total de agua industrial de las empresas fue de 31,6 hectómetros cúbicos, por lo que los 5,4 de agua reciclada suponen un 17,09 %, una proporción que no se había logrado nunca antes. El máximo anterior se había registrado en 2019, con un 15 %.

Aitasa está construyendo ya una nueva planta de tratamiento de aguas residuales industriales. Esta nueva planta, que se prevé que pueda entrar en funcionamiento este mismo año, tendrá una capacidad de 1.800.000 litros/h durante las 24 horas, con posibilidad de futuras ampliaciones.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus