20 de marzo, 2019 Software comentarios Bookmark and Share
< Volver

En la era del Big Data, son pocas las empresas ajenas a las ventajas del tratamiento y análisis de grandes volúmenes de datos para extraer conclusiones que les ayuden a tomar mejores decisiones de negocio. Sin embargo, una parte de esos datos no llega nunca a convertirse en información de valor. Eso es lo que se conoce como Dark Data.

Estos datos oscuros, procedentes de múltiples fuentes desestructuradas, son recopilados, procesados y almacenados a lo largo de los años durante las actividades habituales de las organizaciones. Lejos de aprovechar todo su potencial para acciones de valor -microsegmentar clientes, optimizar procesos de negocio, aumentar el rendimiento y la vida útil de máquinas y dispositivos, etc.-, las empresas limitan su uso al cumplimiento normativo.

Para Prodware, multinacional experta en consultoría e implantación de soluciones tecnológicas para la transformación digital de las empresas, encontrar información valiosa en medio de una enorme masa de datos que carece de un sistema de clasificación, de etiquetado y de metadatos adecuado y coherente, representa uno de los mayores frenos para las organizaciones.

Comprender hasta dónde abarca el Dark Data de cada compañía y analizar cómo aprovecharlo son dos de los primeros pasos para lograr un aprovechamiento completo de los datos. Frente a los métodos tradicionales de tratamiento de datos, se están desarrollando nuevos sistemas de clasificación, almacenamiento y analítica más flexibles y seguros que puedan gestionar información compartida en tiempo real a través de múltiples plataformas y dispositivos. Automatizar auditorías periódicas de las bases de datos y establecer protocolos para eliminar datos antiguos e innecesarios ayudará a conservar y organizar la información realmente útil para poder acceder a ella fácilmente cuando sea necesario.

El desarrollo de copias de seguridad inteligente en la nube y los sistemas de encriptación de datos permiten optimizar la inversión en almacenamiento. Los sistemas más modernos realizan copias de seguridad incrementales o diferenciales a partir de una copia inicial. Con ello, se logra que el Dark Data solo se copie una vez y se recicle para cada punto de restauración. Para garantizar una protección completa de la información, el almacenamiento en la nube dispone de tecnologías de encriptación de datos capaces de controlar los accesos y mitigar los riesgos.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus