por Mariano Sánchez, director de EDE Ingenieros 11 de mayo, 2016 Reportajes comentarios Bookmark and Share
< Volver

El pasado 13 de febrero se publicó en el B.O.E. el esperado Real Decreto 56/2016, que transpone la Directiva de Eficiencia Energética 2012/27/UE en lo referente a la promoción de la eficiencia energética.

El informe “Energía nuclear y cambio climático”, recientemente publicado por Foro Nuclear, recoge que un eventual abandono de la energía nuclear en España provocaría que las emisiones de CO2 fuesen 24,9% superiores al nivel de referencia del año 1990 del Protocolo de Kioto. Estos datos reflejan la importancia del mantenimiento del parque nuclear español en el mix de generación de electricidad, y su operación a largo plazo como estrategia energética necesaria. El objetivo es que, en los próximos años, la energía nuclear tenga una participación similar a la actual, aportando sostenibilidad al conjunto del sistema eléctrico.  
Aunque podría haber sido más ambicioso, el nuevo decreto da inicio a un proceso de mejora de la eficiencia energética que irá cogiendo impulso. Una de sus consecuencias más relevantes es que generalizará la necesidad de los grandes consumidores de ocuparse de este aspecto.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus