8 de junio, 2021 Entrevistas comentarios Bookmark and Share
< Volver
Entrevista a Miguel Sánchez Ariza, presidente de Bequinor, responsable Corporativo de Seguridad Industrial y Prevención en Naturgy Energy Group.

Háblenos sobre Bequinor

La Asociación Nacional de Normalización de Bienes de Equipo y Seguridad Industrial (BEQUINOR) es una de las asociaciones más longevas del panorama español, con más de 50 años de historia, y una clara vocación de servicio a la sociedad velando por la seguridad industrial.

Lo que es hoy Bequinor se lo debemos a su presidente de honor, Jose María Storch de Gracia y Asensio, quién guio la asociación durante la friolera de 35 años, y sentó las bases de su continuidad. Lo demás lo ha hecho el disponer de un reducido, pero excelente equipo de personas, con su directora, Rosa Sánchez, a la cabeza, y la colaboración de la junta directiva y sus asociados, que ya casi llegamos a los 100, entre los cuales hay empresas pequeñas, medianas, grandes y muy grandes, y de diferentes sectores industriales.   

Es una asociación sin ánimo de lucro y su origen estuvo inicialmente en una comisión para promover mejoras en las condiciones de seguridad en la industria. Esto prevalece en la actualidad, porque nuestra visión no es otra que poner nuestro granito de arena y colaborar en la mejora de los procesos industriales, buscando reducir sus riesgos asociados tanto para las personas como para el medioambiente y las propias instalaciones.

¿A qué se debe el éxito de Bequinor?

Pues yo diría que son varios los motivos. El primero es que siempre hemos desarrollado nuestra actividad en un campo puramente técnico y centrados fundamentalmente en aspectos transversales de seguridad industrial, que afectaban a diferentes ámbitos de la industria, manteniéndose al margen de posibles intereses sectoriales. El segundo, sin duda alguna, la excelente relación y líneas de colaboración que mantiene con la Administración competente, y muy especialmente con el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, con el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana y con el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, además de con las direcciones de Industria y Energía de muchas comunidades autónomas.

Y, el tercero, la capacidad de conectar a profesionales altamente cualificados de empresas fabricantes de bienes de equipo, consultorías, ingenierías, organismos de control, etc., y de empresas de las industrias química, petroquímica, petróleo, gas, etc., haciendo que todos trabajen y aporten a un objetivo común.

¿Cuáles son las líneas principales de trabajo de Bequinor?

Podemos empezar por la que fue nuestra actividad origen, y que consideramos la de mayor utilidad y valor para todas nuestras empresas asociadas, y es la de promover comisiones técnicas. Responden en su mayoría a intereses de los propios asociados, y en ellas se debaten todos aquellos aspectos transversales de seguridad que les preocupan, se analizan propuestas de mejora aportadas por los principales especialistas en la materia y, una vez consensuadas por los diferentes sectores, se elevan a la Administración, quién determina en última instancia su idoneidad.

Por destacar algunas, las de almacenamiento de productos químicos, equipos a presión, transporte de mercancías peligrosas, instalaciones petrolíferas, etc. Si uno de nuestros asociados identifica una necesidad de profundizar en la mejora de seguridad de algún proceso, solo tiene que proponerlo y, si entra dentro del alcance y competencias de Bequinor, nos ponemos a ello buscando los mejores profesionales y especialistas en esa materia y buscando consenso para su redacción.

Cabe añadir que somos Secretaría externa de la Asociación Española de Normalización  (UNE) y que llevamos la coordinación de varios de sus Comités Técnicos de Normalización (CTN),  relacionados con normas de bienes de equipo industriales y equipos a presión, el CTN 62; la seguridad en el almacenamiento, manipulación y procesos con productos químicos, de interés para un amplio sector industrial bajo paraguas del CTN 109, y la inspección reglamentaria de almacenamientos de productos químicos, en el CTN 192/SC12. Todos ellos muy necesarios y de aplicación a gran parte del sector productivo industrial.

Tenemos una labor muy activa al frente de estos CTN que gestionamos, donde se registra una elevada participación, contando con grandes especialistas que nos representan en los grupos de trabajo europeos e internacionales de los que somos espejo nacional en materia de normalización y, en muchos casos, liderando esos trabajos.

Y nos queda, sin duda, la parte más gratificante, más bonita y enriquecedora no solo para el sector industrial, sino para la sociedad en general, que es nuestra importante labor de divulgación y formación en seguridad industrial.

 ¿Qué destacaría de esta labor de divulgación y formación en seguridad industrial de Bequinor?

Pasar de un reglamento escrito, más o menos técnico, más o menos complejo, a una asimilación y comprensión por parte de los distintos colectivos que lo tienen que aplicar no es sencillo. Empresas, pequeñas, medianas y grandes tienen en muchos casos dificultades a la hora de interpretar los diferentes requisitos recogidos en la reglamentación y su ámbito de aplicación.

Bequinor facilita la comprensión de estos reglamentos mediante la realización de múltiples jornadas técnicas de carácter divulgativo, dirigidas a la resolución de dudas de aplicación. Y es en este ámbito de actividad donde queremos agradecer especialmente la facilidad y disponibilidad de las Administraciones competentes en la materia para su participación y asistencia. Nadie mejor para resolver dudas que las personas que han trabajado en su desarrollo.

Además de jornadas abiertas, realizamos jornadas dirigidas a nuestros asociados, y ofrecemos la posibilidad de realizar jornadas técnicas ad-hoc, siempre avaladas por ponentes referentes en la materia a tratar.

La formación es un pilar absolutamente imprescindible para una mejora real de las condiciones de seguridad en el ámbito industrial. Como asociación, estamos absolutamente comprometidos en esta materia y trabajamos muy duro por poner a disposición de  la sociedad y de todos nuestros asociados, en condiciones muy ventajosas, una plataforma de formación en seguridad industrial muy completa, versátil y adaptable a todos los perfiles, contando con un centenar de cursos, en modalidad presencial, telepresencial y online, y más de  4.000 alumnos (ingenieros, operarios de instalaciones industriales etc.) que han pasado por sus aulas, con un grado de satisfacción y de valoración de la formación muy alto.

 ¿Cómo ha afrontado Bequinor la situación de pandemia?

La situación de pandemia ha supuesto un auténtico reto del que hemos salido reforzados, con mucho trabajo y mucho apoyo.

Como primer paso, digitalizamos toda la actividad de nuestras comisiones técnicas y grupos de trabajo asociados. En los primeros momentos, además, pudimos anticiparnos para dar respuesta ante una situación de incertidumbre, aportando información con respecto a plazos, prórrogas, procedimientos alternativos, etc. Más adelante, digitalizamos nuestra formación, con resultado excelentes, definiendo una solución de Aula Virtual que ha llegado para quedarse. Por último, dimos paso a un nuevo modelo de oficina virtual, más responsable y sostenible.

 ¿Cuáles son los retos a corto plazo y los principales hitos de futuro?

Muchos y enormemente atrayentes. La implementación de un modelo de economía circular, la transición energética, en la que estamos inmersos, la revolución de la movilidad sostenible. Todo ello impacta de manera directa en nuestro entorno industrial, y hoy más que nunca será necesario el conocimiento y la experiencia de Bequinor en anticipar soluciones técnicas de seguridad a tecnologías de desarrollo incipiente, para las cuales aún no se dispone de reglamentación específica de aplicación.

Estamos actualmente activando una comisión de Seguridad con capacidad para abordar temas más transversales o novedosos que actualmente no tienen encaje en las comisiones técnicas ya constituidas. Tan pronto sistematicemos la dinámica de trabajo, la abriremos a la totalidad de los asociados para abordar todas aquellas propuestas que consideren de interés. Por el momento, y contando con la colaboración de nuestra junta directiva, estamos ya abriendo algunas líneas de trabajo de interés general, como son el almacenamiento de baterías de litio, la seguridad del hidrógeno o la seguridad de las operaciones con riesgo de caída de altura en los vehículos cisterna.

En definitiva, nuestro objetivo es continuar creciendo y aportando a la seguridad industrial y a la sociedad en general, con nuestras empresas como motor de la asociación y principales artífices de los avances conseguidos. Trabajando en equipo, realizando propuestas para minimizar los riesgos, sumando en seguridad y organizando encuentros periódicos para compartir nuestros aprendizajes.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus