12 de junio, 2019 Empresas comentarios Bookmark and Share
< Volver

TÜV SÜD está llevando a cabo la coordinación de seguridad y salud en fase de ejecución del desmantelamiento de la antigua fábrica de Cementos Molins.

La compañía tiene la labor de coordinar la correcta aplicación de los principios generales de seguridad y prevención, en la toma de decisiones técnicas y organizativas, para planificar los trabajos que se realicen en la obra, así como también estimar la duración requerida para la ejecución de cada fase. Además, promueve la cooperación entre los contratistas, subcontratistas y trabajadores autónomos, supervisando así que todos ellos apliquen los principios establecidos para la prevención de riesgos laborales.

Durante todo el desmantelamiento, los materiales también cuentan con una supervisión de seguridad exhaustiva. TÜV SÜD supervisa la delimitación y acondicionamiento de las zonas de almacenamiento y depósito de los diversos materiales, así como el control y recogida de materiales peligrosos.

La fábrica se construyó en los años sesenta. Después de casi medio siglo en actividad, llegó un momento, en el año 2010, en el que ya no disponía de las condiciones necesarias para seguir produciendo cemento, con lo que se decidió desconectar todas las instalaciones y dejar a la fábrica inoperativa.

El desmantelamiento industrial de la fábrica se realiza, a lo largo de este año, con la finalidad de vender el hierro a distintas fundaciones y con los restos de hormigón que se calcula extraer (unas 25.000 toneladas aproximadamente) aprovecharlos como materia prima.

Es un proyecto pionero en realizar una desconstrucción de un edificio de esa envergadura y complejidad, por lo que se va a ejecutar en varias fases. La primera fase consiste en el desmontaje de las torres; la segunda, en derribar algunos edificios de la parcela; y la tercera, en suprimir las demás torres, silos y hornos.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus