21 de enero, 2020 Empresas comentarios Bookmark and Share
< Volver

Vega Instrumentos organizó el pasado 16 de enero una press conference en su sede del Parc Tecnològic del Vallès de Cerdanyola (Barcelona) para presentar su nueva gama de sensores. Estos equipos destacan por incorporar la tecnología de medición radar, en lugar del ultrasonido, pues de esta manera no se ven afectados por las condiciones ambientales, ofrecen una medida fiable incluso cuando está inundado, y son inmunes a la suciedad y a las adherencias.

En esta conferencia, Francisco Rey, director técnico de Vega Instrumentos, hizo un breve repaso histórico de la tecnología radar y su relación con Vega. Si bien la tecnología de ultrasonidos apareció en los años 50, la de radar no se dio a conocer hasta la década de los 80. Por su parte, Vega lanzó su primer equipo, Vegapuls 64, en 1991, enfocado sobre todo para la industria química. Dos años más tarde, presentó el Vegapuls 81, un equipo optimizado para zonas ATEX y con mejoras en su recubrimiento. En 1997, la empresa lanza la seria Vegapuls 50, un equipo más reducido en tamaño y con mejoras electrónicas significativas, lo que convierte a Vega en el principal fabricante del mercado en transmisión de nivel radar, con 7.000 sensores fabricados anualmente.

El siguiente gran paso no llega hasta la década del 2000. En 2003, con la serie Vegapuls 60 (con sistema modular Plics) alcanza los 17.000 sensores anuales. En 2015, la compañía lanza Vegapuls 69 (52.000 sensores); Vegapuls WL, un equipo específico para el sector del agua; así como el primer radar para sólidos. La mejora de los equipos es significativa, no solo en tamaño (que se reduce considerablemente), sino también tecnológica, pues se empieza a trabajar a 80 GHz, se mejora la señal y la fiabilidad. En 2017 se incorpora el Vegapuls 64, el primer equipo de 80 GHz para la medición de líquidos. Y en 2019, con mejoras electrónicas (nuevo chip o ´cerebro´ del equipo, por ejemplo), Vega alcanza los 95.000 sensores radar.

Expertos en sus inicios en la industria química, a la vez que Vega apostaba por esta tecnología se abrían nuevos mercados de aplicación. Así, al sector químico se fueron sumando oil & sgas, industria farmacéutica, energía, alimentación y la industria del agua.

Las principales características de la medición por radar son las siguientes:

  • Se trata de una tecnología sin contacto (a través de ondas) con el producto, por lo que el equipo no se erosiona o rompe.
  • Es una tecnología fiable, pues la medida no depende de las características del producto y de las condiciones externas, como temperatura, estratificaciones gaseosas, presión y vacío o condiciones ambientales.
  • Fácil instalación.
  • Permite el ajuste sin producto (no hace falta vaciar o llenar un tanque).
Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus