23 de junio, 2020 Empresas comentarios Bookmark and Share
< Volver

Después de la gran transformación que supuso la modernización de su proceso productivo hace ya una década, la fábrica de cemento de Alcalá de Guadaíra del Grupo Cementos Portland Valderrivas está dispuesta para su siguiente reto tecnológico: el uso de biomasa como combustible.

La biomasa como energía limpia, ampliamente utilizada en plantas de generación de electricidad renovable, es el combustible que la cementera alcalareña empleará permitiendo reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero hasta un 40 %.

La utilización de energía de fuentes renovables, tales como la biomasa, es una práctica fomentada desde distintos ámbitos, entre ellos la propia Comisión Europea, la Junta de Andalucía y el Gobierno de España.

La instalación para su utilización cuenta con todos los permisos y el grupo cementero encara con ilusión este nuevo reto, aseguran desde la multinacional. Asimismo, "lamenta la confusión que generan ciertos comunicados del grupo ecologista local que tratan de vincular proyectos finalizados o en desarrollo, que ayudan a modernizar esta industria alcalareña, con actuaciones de incineración de residuos que nada tienen que ver", apuntan.

De este modo, la fábrica, que es el mayor centro de fabricación de cementos de Andalucía, incide en una política ambiental puesta de relieve con otras iniciativas como la renovación en la inscripción en el Sistema de Gestión y Auditoria Ambiental EMAS, mecanismo voluntario de la Unión Europea para las empresas comprometidas con la evaluación, gestión y mejora de su compromiso medioambiental. Esta acreditación identifica y valora a las empresas comprometidas con el medio ambiente y con el cumplimento de la legislación vigente, pues todo Sistema de Gestión Ambiental debe garantizar el cumplimiento del marco legal en materia de medio ambiente, añaden desde Cementos Portland Valderribas.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus