22 de septiembre, 2020 Empresas comentarios Bookmark and Share
< Volver

Messer ha anunciado la construcción de una nueva planta de fraccionamiento de aire (ASU) en su complejo de Vila-seca, en el sur del complejo químico de Tarragona. La nueva inversión, por valor de más de 35 millones de euros, es la quinta planta de producción de gases destilados del aire que la compañía construye en el Camp de Tarragona en sus 50 años de actividad en España.

 

Al acto de presentación han asistido el Conseller d’Empresa i Coneixement, Ramon Tremosa; el alcalde de Vila-seca, Pere Segura; el director general de Messer Ibérica, Karl Hauck, y el director técnico de la compañía, Rubén Folgado.

El alcance de esta inversión abarca la construcción de la nueva planta de fraccionamiento de aire, así como la modernización de las instalaciones existentes en el complejo de Vila-seca. La puesta en marcha de la nueva planta, con una producción diaria de 2.400 toneladas de oxígeno, nitrógeno y argón, está prevista para diciembre de 2021. Durante la fase de diseño y construcción trabajarán unas 200 personas en este proyecto y, una vez finalizado, las nuevas instalaciones emplearán a más de 20 personas.

La producción y comercialización de gases del aire constituyen el negocio principal de Messer. Las plantas de producción son sostenibles, con cero emisiones contaminantes. Su materia prima es el aire que respiramos. Mediante un proceso de fraccionamiento criogénico se separa el aire en sus componentes: nitrógeno, oxígeno y argón. Estos productos se utilizan en casi todos los sectores industriales, en la investigación y ciencia, así como en el sector sanitario. La nueva planta contribuirá a aumentar la capacidad de producción de gases industriales y medicinales. Para la producción de gases medicinales se prevé autorizarla, igual que las instalaciones actuales, como laboratorio farmacéutico.

La nueva ASU se conectará a la red propia de gaseoductos, que Messer opera de forma ininterrumpida desde hace 50 años para garantizar el suministro de oxígeno y nitrógeno a la industria química de Tarragona, los cuales son necesarios para mantener la seguridad de los procesos químicos. Estos gaseoductos, con una longitud de más de 90 km, son alimentados por plantas ASU ubicadas en los polígonos sur y norte. Con esta moderna planta la empresa gasista mantiene su política de reinversión continuada para disponer de la tecnología más avanzada que le permite mejorar la fiabilidad, eficiencia y flexibilidad del suministro, aseguran sus responsables.

Parte de la producción de la planta se licuará y se almacenará en tanques para suministrar los gases en forma líquida mediante camiones cisterna a los clientes. Otra forma de suministro son las botellas de gas a presión que se llenan en plantas de embotellado de gases industriales y medicinales como las que opera Messer, igualmente en su complejo de Vila-seca.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus