8 de junio, 2021 Empresas comentarios Bookmark and Share
< Volver

Totalmente conectada, basada en datos y auto-optimizada, Bosch ha inaugurado en Dresde, Alemania, una de las fábricas de obleas más modernas del mundo.

Máquinas altamente automatizadas y totalmente conectadas y procesos integrados, combinados con métodos de inteligencia artificial (AI), convertirán esta planta en una fábrica inteligente y pionera en la industria 4.0. Esta localización altamente tecnológica se ha inaugurado oficialmente el 7 de junio de 2021.

Bosch está invirtiendo aproximadamente 1.000 millones de euros en esta localización de alta tecnología, la mayor inversión en los más de 130 años de historia de la empresa. La producción en Dresde comenzará en julio, seis meses antes de lo previsto. Desde ese momento, los semiconductores fabricados en la nueva planta se instalarán en las herramientas eléctricas de Bosch. Para los clientes de la industria automovilística, la producción de chips comenzará en septiembre, tres meses antes de lo planificado.

La nueva fábrica será una parte importante en la red de producción de semiconductores. De esta forma, Bosch refuerza la posición de Alemania como localización tecnológica y comercial. “La nueva fábrica de obleas es buena para Europa, Alemania y Sajonia. Directa e indirectamente significa numerosos puestos de trabajo nuevos en una industria en enorme crecimiento. Esta inversión fortalece a Silicon Saxony y a toda la industria europea de semiconductores”, aseguró Michael Kretschmer, ministro-presidente de Sajonia.

En sus 72.000 m2 de superficie ya se encuentran trabajando 250 personas. Se espera que la plantilla crezca a unos 700 empleados, una vez que se hayan completado los trabajos de construcción.

Desde 1958, Bosch fabrica componentes semiconductores. Y desde 1970 la planta que la compañía tiene en Reutlingen ha estado produciendo componentes especiales que no están disponibles comercialmente. Solo en sus fábricas de obleas de Reutlingen y Dresde, Bosch ha invertido más de 2.500 millones de euros desde que, en 2010, se introdujo la tecnología de 200 milímetros. Además, se han invertido miles de millones de euros en el desarrollo de la microelectrónica. De esta manera, la compañía continúa con su estrategia de crecimiento en el desarrollo y fabricación de semiconductores.

Gemelo digital

Una característica sobresaliente de la fábrica de obleas es que existe por duplicado: una en el mundo real y otra en el digital. El término especializado para esto es "gemelo digital". Durante la construcción, todas las partes de la fábrica y todos los datos relevantes de la construcción relacionados con la planta en su conjunto se registraron digitalmente y se visualizaron en un modelo tridimensional. El gemelo comprende aproximadamente medio millón de objetos en 3D, incluidos edificios e infraestructura, sistemas de suministro y eliminación, conductos de cables y sistemas de ventilación, maquinaria y líneas de fabricación. Esto le permite a Bosch simular tanto los planes de optimización de procesos como los trabajos de renovación, sin intervenir en las operaciones en curso. Los trabajos de mantenimiento en la fábrica de Dresde utilizan también alta tecnología: las gafas de datos y la realidad aumentada significan que los trabajos de mantenimiento en maquinaria se pueden realizar incluso de forma remota.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus