21 de noviembre, 2016 Seguridad y protección comentarios Bookmark and Share
< Volver

En la industria petroquímica, el sector del gas y en las instalaciones donde la carga y descarga de cualquier  producto que suponga un riesgo, la seguridad lo es todo. De nada sirve tener las instalaciones más modernos, efectivas o económicas si el trasvase de los gases o fluidos desde vehículos a depósitos, o el llenado de bombonas industriales, no se realiza en condiciones totalmente fiables, especialmente cuando se trata de productos a temperaturas de frío extremo.

Uno de los problemas más frecuentes que suele surgir en estas situaciones es la rotura de la manguera conductora, ya sea por un tirón, desgarro o desacoplamiento del mecanismo. En estos casos, el vertido descontrolado del fluido que se está trasvasando no sólo supone una importante pérdida económica, sino que además se pone en peligro la seguridad de los equipos, la de los trabajadores y la del medio ambiente.

Para evitar estos riesgos durante los procesos de carga y descarga gases licuados criogenizados, ya existe una solución totalmente eficaz: los conectores separables o acoples break-away para criogénicos de Mann Tek funcionan de manera totalmente mecánica, sin la necesidad de intervención humana ni de una fuente de energía, cortando el flujo por ambos lado. Así, en caso de rotura accidental, los break-away para criogénicos taponan de manera automática, evitando cualquier escape.

Fabricados en acero inoxidable, resisten temperaturas de hasta -200 °C, y presiones de entre 16 Bar y 25 Bar en función del modelo, los dispositivos de seguridad Mann Tek son el más avanzado sistema de protección de instalaciones de gases licuados criogenizados, y son distribuidos en España por Naler Estudios y Proyectos.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus