Publicidad
21 de enero, 2022 Equipamiento medioambiental comentarios Bookmark and Share XML
< Volver

Para mejorar la calidad del aire en ciudades, aeropuertos y estaciones ferroviarias, así como en parques empresariales, Bosch ofrece soluciones innovadoras que registran y simulan emisiones con precisión.

Los monitores de calidad del aire de Bosch proporcionan lecturas precisas sobre agentes contaminantes tales como óxidos de nitrógeno y partículas, así como sobre otros factores como la humedad y la temperatura, información importante para medir la calidad del aire local. Posteriormente, estos datos se suben a la nube donde se realiza su evaluación. Conocer con precisión qué contaminantes hay en el aire, dónde se encuentran las mayores acumulaciones y hacia dónde se están propagando, permite que las autoridades puedan tomar medidas rápidamente y, de esta forma, mejorar la calidad del aire en todo momento.

Por su parte, Bosch Sensortec ha desarrollado el sensor BME688 para tener un aire limpio en casa, en la oficina o al aire libre. Este innovador MEMS, presentado en el CES de Las Vegas, es el sensor de calidad del aire cuatro en uno con inteligencia artificial más compacto del mundo, siendo capaz de medir gas, humedad, temperatura y presión atmosférica simultáneamente. Así, es adecuado para una gran variedad de aplicaciones, tales como enviar un aviso cuando los alimentos caducan o para la detección temprana de incendios forestales. En colaboración con Dryad Networks, estos sensores se han combinado con una red IoT para detectar incendios forestales de forma temprana. Los sensores están conectados a los árboles, donde monitorizan continuamente el microclima local para detectar incendios incipientes y notificarlos de forma inalámbrica a las autoridades locales, mucho antes de que puedan hacerlo los sistemas basados en cámaras o satélites.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus
Publicidad