por J. Déniz Expósito, J. Flores Zapatero, A. Laguna Gumiel y M. Hervás Martín, Departamento de Medio Ambiente y Energía, INYPSA Informes y Proyectos S.A. 14 de abril, 2016 Artículos técnicos comentarios Bookmark and Share
< Volver

La producción de fertilizantes constituye un claro objetivo de las políticas de eficiencia energética y de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. Las oportunidades se generan tanto en los procesos (plantas de síntesis y de producción final) como en la implementación de estándares de gestión de la energía.

En el ámbito de la producción industrial existen sectores que, debido a su importancia relativa en cuanto a requerimientos energéticos y a la existencia de oportunidades de mejora, son objetivos muy claros de políticas corporativas orientadas a la eficiencia energética y a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. Entre ellos se pueden nombrar procesos tales como los de refino o los metalúrgicos. En la experiencia de INYPSA Informes y Proyectos S.A. como consultor de eficiencia energética, y en base a trabajos recientemente realizados, destaca en este sentido el sector de la producción de fertilizantes y, en concreto, los complejos integrados que incluyen síntesis de amoníaco. El amoníaco es, junto con el ácido sulfúrico, el producto químico más importante del mundo en términos de moles anuales sintetizados. Su producción supone una contribución muy importante en cuanto a las emisiones globales de GEI, ya que constituye aproximadamente el 16% de las emisiones de estos gases en el conjunto de la industria química europea, estando su producción, junto a la del ácido nítrico, incluida en la Fase III (2013-2020) del sistema de comercio de emisiones de la Unión Europea.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus