Publicidad
por Mercedes Ballesteros Perdices, Unidad mixta de procesos biotecnológicos para la producción de energía CIEMAT-IMDEA Energía 21 de marzo, 2017 Artículos técnicos comentarios Bookmark and Share XML
< Volver

El uso de combustibles fósiles contribuye al cambio climático, especialmente en el sector del transporte. Para hacer frente a esta situación es necesario buscar alternativas bajas en carbono. Los biocarburantes derivados de biomasa se perfilan en el corto plazo como una alternativa renovable a los combustibles de automoción.

La demanda energética mundial no se reduce, sino al contrario, aumenta anualmente, y en esta situación los combustibles fósiles y los productos derivados de estos no son capaces de dar respuesta a dicha necesidad y ser, simultáneamente, respetuosos con el medioambiente. En el panorama energético mundial esta situación se traduce en una dificultad para acceder a la energía por parte de los países más desfavorecidos, y un encarecimiento de los precios del petróleo y derivados. es por ello que las investigaciones en el campo de la energía se dirigen hacia el las energías renovables y, en el ámbito de los carburantes, hacia productos que sean “limpios” y permitan satisfacer los requerimientos energéticos de la población.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus