por José Valiente, Presidente/director. Centro de Ciberseguridad Industrial (CCI), y Miguel García-Menéndez, Vicepresidente. Centro de Ciberseguridad Industrial (CCI) 12 de febrero, 2018 Artículos técnicos comentarios Bookmark and Share
< Volver

La seguridad operacional o de procesos tiene como objetivo principal proteger los procesos industriales para evitar los accidentes derivados del tratamiento de materias peligrosas en los establecimientos (incluyendo las máquinas) que podrían afectar a las personas, el medio ambiente o las instalaciones.

En determinadas instalaciones industriales, según el Real Decreto 840/2015, deberán aplicarse medidas para controlar los riesgos inherentes a los accidentes graves en los que intervengan sustancias peligrosas; norma que obliga a los países europeos a identificar las zonas industriales con riesgos, y a adoptar un sistema de gestión de la seguridad para prevenir y reducir sus consecuencias.
Para mantener una planta industrial con este tipo de riesgos en un estado seguro, o llevarla a un estado seguro, cuando se presente una situación peligrosa o anormal, se emplea como medida, entre otras, el Sistema Instrumentado de Seguridad (SIS), que tiene la capacidad de ejecutar acciones automáticas para proteger la planta de las graves consecuencias de una operación imprevista.
Un SIS recibe diferentes nombres, como sistema de parada de emergencia, dispositivo de bloqueo de seguridad, sistema crítico de seguridad o enclavamiento. En la mayoría de los casos un SIS está formado por tres componentes.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus