por L. Gracia y P. Casero, Fundación para el Desarrollo de las Nuevas Tecnologías del Hidrógeno en Aragón, Huesca; C. Bourasseau y B. Amiot, CEA Liten, Univ. Grenoble Alpes, Grenoble, Francia 15 de noviembre, 2018 Artículos técnicos comentarios Bookmark and Share
< Volver

El objetivo de este artículo es presentar los resultados de un estudio tecno-económico enfocado en un caso de negocio concreto: producción aislada de hidrógeno renovable e inyección en la red de gas natural.

Introducción
En el ámbito de las energías renovables, el hidrógeno es un vector energético que permite el almacenamiento del exceso de energía de forma indefinida y su posterior utilización en numerosas aplicaciones. Estas pueden ser o bien la electrificación del mismo para usos eléctricos o bien su aplicación directa como gas a presión. Ambos usos tienen la ventaja de no emitir agentes contaminantes y de permitir el aprovechamiento de excesos de producción energética.
El hidrógeno se puede obtener de diversas formas, siendo mediante la electrolisis el más común en aplicaciones renovables. El encargado de dicho proceso es el electrolizador, que es el equipo que produce el gas a una determinada presión mediante el proceso electroquímico de electrolisis del agua. El hidrógeno producido es comúnmente almacenado en depósitos de gas a presión para su uso posterior. Uno de los usos más prometedores como gas a presión es el de inyección en la red de gas natural para reducir el uso del mismo y favorecer la reducción de emisiones.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus