por I. Amez Arenillas, C. Fernández Ramón, J. García Torrent, B. Castells Somoza, Laboratorio Oficial J.M. de Madariaga, Getafe, Universidad Politécnica de Madrid 18 de junio, 2019 Artículos técnicos comentarios Bookmark and Share
< Volver

Este trabajo pretende arrojar luz sobre los riesgos asociados al uso de polvos Holi o polvos coloreados en fiestas y eventos españoles. Estos son polvos muy finos de origen orgánico, por lo que su naturaleza inflamable puede llegar a provocar accidentes, como ya ha ocurrido en otros lugares del mundo.

Introducción
Cuando se habla de sustancias inflamables, capaces de provocar grandes explosiones, es común pensar en los devastadores daños que generan tanto líquidos como gases. Sin embargo, la industria lleva décadas afectada por el carácter inflamable de algunos productos sólidos en forma de polvo, siendo las explosiones provocadas por ellos igual de catastróficas.
La capacidad de algunos polvos de generar atmosferas explosivas cuando entran en contacto con el aire, en ciertas concentraciones, implica riegos asociados a su transporte y/o almacenamiento que deben ser tenidos en cuenta a la hora de ser manipulados. En muchos procesos industriales los polvos inflamables se acumulan en capas irregulares, o se dispersan en el aire a la salida de ciertos procesos, pudiéndose formar atmosferas explosivas. Las sustancias pulverulentas en suspensión tienen una mayor superficie específica, por lo que son enormemente más propensos a reaccionar con un comburente que si el polvo se encuentra acumulado en capas. Sin embargo, el riesgo asociado a las capas de polvo es latente, ya que existe la posibilidad de que, o bien se inflame directamente por contacto con una superficie caliente, o que este se vea afectado por una onda expansiva procedente de una explosión incipiente, pudiéndose ocasionar una explosión secundaria.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus