por Álvaro Feal Veira, analista de tecnología y medioambiente 15 de julio, 2019 Artículos técnicos comentarios Bookmark and Share
< Volver

Se analiza el control de los efectos medioambientales de las emisiones atmosféricas de óxidos de nitrógeno (NOx) mediante su reducción, actuando sobre las fuentes, en los equipos y en la forma de su generación, y sobre las emisiones de escape antes de su expulsión final a la atmósfera. Por su importancia, se abordan fundamentalmente los casos de grandes instalaciones de combustión junto a otras instalaciones industriales especialmente significativas, y los casos de los vehículos automóviles; y ante un análisis detallado de posibles extrapolaciones de medidas de actuación de unos casos a otros.

Introducción
Los óxidos de nitrógeno (NOx, fundamentalmente NO y NO2) son gases contaminantes convencionales (o sea, dentro del grupo de gases considerados como principales de este tipo, aparte de las partículas, dentro de los contaminantes más frecuentemente presentes en instalaciones industriales, domésticas y de los transportes).  Los NOx se generan en las instalaciones de combustión por reacción con el nitrógeno contenido en los combustibles y con el nitrógeno presente en el aire comburente, y también en las emisiones de otras instalaciones industriales, como son las de producción de ácido nítrico. Desde hace tiempo se vienen adoptando medidas para la reducción de estas emisiones, ya sea en la fuente (medidas primarias) o en las emisiones finales (medidas secundarias).

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus