por O. Pindado Jiménez y R. Mª. Pérez Pastor, Unidad de Cromatografía. División de Química, CIEMAT 12 de marzo, 2020 Artículos técnicos comentarios Bookmark and Share
< Volver

La presencia de microplásticos en el ambiente es actualmente un grave problema ambiental. Las primeras investigaciones no han aclarado algunas incógnitas, como es el impacto añadido de asociar compuestos orgánicos a microplásticos. Para ello, será imprescindible disponer de datos analíticos precisos para desvelar el verdadero impacto de estos residuos.

Introducción
El plástico es un término genérico utilizado para definir el conjunto de materiales poliméricos que tienen diferentes propiedades y usos. Los plásticos son ligeros, fuertes, versátiles y asequibles, lo que ha favorecido su empleo en una inmensidad de productos de consumo en las últimas décadas. Sin embargo, las propiedades físico-químicas que los convierten en unos excepcionales materiales también los hace ser productos extremadamente persistentes en el medioambiente. En el año 2017, investigadores de la Universidad de California presentaron un estudio sobre la fabricación global de plásticos. Se estima que se han producido más de 8.300 millones de toneladas métricas, de las cuales el 9 % se han reciclado, el 12 % se han incinerado y el 79 % se están acumulado en vertederos y/o en el medioambiente [1]. Por todo ello, es vital poner de manifiesto que si la producción de plásticos sigue creciendo exponencialmente y la vida útil de la mayoría de ellos sigue siendo bastante efímera, es solo cuestión de tiempo que los residuos plásticos sean un grave problema ambiental a nivel global. Lamentablemente, a día de hoy ya es fácil encontrar residuos plásticos en muchos entornos.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus