por Isabel Goyena, Cicloplast; Raquel López de la Banda, Anape; Brezo Tejerina, El Corte Inglés; Marcelo Miranda, Coro del Amo y Antonio Guinovart, Total Petrochemicals Ibérica; Gonzalo Sánchez y María Rodríguez, Coexpan 9 de junio, 2020 Artículos técnicos comentarios Bookmark and Share
< Volver

En este proyecto se ha demostrado que el reciclado del polímero poliestireno expandido (EPS) procedente de cajas de pescado es técnicamente posible y se puede obtener un material reciclado poliestireno (rPS) de grado contacto alimentario en diversas mezclas de material virgen y reciclado.

Introducción
Los plásticos están inmersos en un proceso revolucionario para implementar la economía circular en sus maneras de fabricación, uso y gestión, y se enfrentan en los próximos años a importantes retos para incrementar sus tasas de reciclado en envases -hasta un 55 % en 2030- y para reducir el depósito en vertedero. Para incrementar estas tasas de reciclado son necesarias varias condiciones, y la fundamental es conseguir que en todo el proceso se obtenga finalmente un material plástico reciclado de alta calidad. Una de las opciones que da más valor al plástico reciclado es que se pueda utilizar como materia prima de grado de uso alimentario, ya que con esta condición se multiplican sus posibilidades de utilización, pudiendo competir con el material virgen. Actualmente son muy pocos polímeros reciclados (principalmente el PET) los que han conseguido llegar a estos grados para uso en envase para alimentos. Este es uno de los principales objetivos del proyecto Life Eps Sure.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus