por Albert Low, Jeroen Boom y Ken Severing, Veolia Water Technologies 13 de octubre, 2020 Artículos técnicos comentarios Bookmark and Share
< Volver

Las refinerías y plantas petroquímicas tienen varias opciones para eliminar de manera eficiente y rentable los hidrocarburos disueltos y dispersos en las corrientes residuales. Por ejemplo, los contaminantes como el aceite disperso, BTEX, PAH y otros hidrocarburos tóxicos pueden eliminarse mediante stripping con vapor y carbón activado. Sin embargo, la tecnología conocida como extracción líquido-líquido con polímeros macroporosos (MPPE) tiene un coste más competitivo frente a otras tecnologías y, al mismo tiempo, es más eficiente energéticamente.

Desarrollado hace más de 20 años, MPPE es un proceso de un solo paso que reduce las concentraciones orgánicas en el agua contaminada desde miles de ppm a niveles bajos de ppb. Las tasas de eliminación individuales oscilan entre el 90 % y el 99,99 %. Este proceso no requiere adición de productos químicos, no produce gases de escape ni lodos, y permite recuperar los hidrocarburos eliminados en un fluido casi 100 % puro.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus