por Jesús Orte Crespo, director técnico Quimilock 13 de octubre, 2020 Artículos técnicos comentarios Bookmark and Share
< Volver

El presente escrito muestra diferentes sistemas de protección anticorrosiva mediante el uso de inhibidores de corrosión migratorios aplicados en estructuras de hormigón armado durante las fases de proyecto y mantenimiento.

Introducción
Las estructuras de hormigón armado usadas en la industria se encuentran diseñadas para tener una vida en servicio preestablecida. Desafortunadamente, muchas estructuras no llegan a alcanzar estos periodos de tiempo, precisando una reparación costosa y un mantenimiento de protección en el futuro.
Una de las causas más habituales que provoca deterioros en las estructuras civiles son la corrosión de las armaduras, cuyo origen se encuentra, principalmente, en la carbonatación del hormigón y en la penetración a través de este de iones cloruro. Sin embargo, dependiendo de la industria concreta, a este tipo de orígenes más habituales se suman los propios de la actividad en concreto de nuestra planta. Depósitos de purines, digestores, puertos marinos de salida y entrada de mercancía propia, torres de refrigeración, canales de descarga de agua marina caliente, etc, son lugares donde se producen más habitualmente este tipo de problemas.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus