por I. Pérez Bermúdez, A. Gómez Estévez, M. Lorenzo Maíquez, M. Cordobés Herrera, N. Garrido Carralero, I. Ramos Pouza y H. Rojas, Instituto Cubano de Investigaciones de los Derivados de la Caña de Azúcar (ICIDCA) 13 de octubre, 2020 Artículos técnicos comentarios Bookmark and Share
< Volver

Se detallan las modificaciones al diseño original y los beneficios tecnológicos y operacionales obtenidos en el traslado y recuperación de una planta de resinas para la síntesis y obtención de los productos anticorrosivos necesarios para el mantenimiento de instalaciones industriales, auxiliares y de servicios pertenecientes al grupo empresarial azucarero AZCUBA.

Introducción
Las instalaciones industriales, auxiliares y de servicio pertenecientes a AZCUBA presentan un alto grado deterioro como resultado de la no disponibilidad de productos de protección durante un apreciable periodo de tiempo, o la utilización de algunos de ellos seleccionados o aplicados inadecuadamente.
Desde 1978 hasta la fecha se ha trabajado ininterrumpidamente en Proyectos de I+D+i para resolver esta problemática, desarrollando resinas derivadas del furfural y del alcohol furfurílico, así como sus aplicaciones [1, 2]. En los años 1980 al 88, según la tecnología desarrollada por el ICIDCA, fue diseñada y construida en Holguín, en la planta de níquel “Pedro Soto Alba”, una planta de síntesis de resina FA (furfural-acetona), con una capacidad de producción de hasta 200 t/a, para ser aplicada en recubrimientos antiácidos en las bases de bombas de ácido sulfúrico y pisos de la Sección de Lixiviación. Esta planta apenas trabajó porque esta empresa pasó a ser una empresa mixta con la Sherrit de Canadá que no necesitaba de la producción de la planta. Por lo tanto, la planta fue reubicada en la UEB “Amancio Rodríguez” de Las Tunas en el año 2000, donde no se utilizó a plena capacidad, manteniéndose inactiva durante varios años.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus