por Lucía Grande, Iván Pedroarena, Sophia A. Korili y Antonio Gil, INAMAT2, departamento de Ciencias, Universidad Pública de Navarra 2 de septiembre, 2021 Artículos técnicos comentarios Bookmark and Share
< Volver

El uso de biocombustibles ofrece ventajas frente a los carburantes existentes por proceder de fuentes renovables, ser biodegradables, su almacenamiento y su transporte son más seguros y sus emisiones a la atmósfera son menores. La biomasa se presenta como una de las fuentes energéticas sostenibles más prometedora, con una gran variedad de materiales orgánicos como materia prima. En este trabajo se hace una breve revisión de las principales fuentes para los biocombustibles líquidos y de los procesos de síntesis, haciendo especial hincapié en los bioresiduos como materia prima.

Biocombustibles
Los daños medioambientales causados por los combustibles fósiles y el cada vez más inminente cambio climático han impulsado el desarrollo de las energías renovables, así como la búsqueda de nuevas fuentes de energía. En este contexto, los biocombustibles ofrecen diferentes ventajas frente a los carburantes existentes, ya que son biodegradables, su almacenamiento y su transporte son más seguros y sus emisiones a la atmósfera son menores [1]. La biomasa se presenta como una de las fuentes energéticas sostenibles más prometedora. Una gran variedad de materiales orgánicos como los residuos forestales y agrícolas, las plantas acuáticas, los cultivos energéticos, los lodos de las plantas depuradoras o los alimentos sobrantes podrían utilizarse como fuente energética y contribuir a reducir la emisión de gases de efecto invernadero y la dependencia de los combustibles fósiles [2, 3]. Además, la generación de desechos aumenta conforme aumenta la población mundial; por lo tanto, la biomasa será una fuente energética mucho más abundante y sostenible que los tradicionales carburantes fósiles, cuya disponibilidad se va reduciendo paulatinamente cada vez más [4].

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus