Publicidad
29 de septiembre, 2021 Empresas comentarios Bookmark and Share XML
< Volver

Los ejes de transmisión son un elemento clave para el accionamiento de máquinas, vehículos comerciales y plantas completas. Estos componentes se ven sometidos a grandes cargas, sobre todo cuando trabajan en entornos difíciles.

Para garantizar su funcionalidad, se requiere un mantenimiento regular. Sin embargo, con frecuencia se desconoce cuál es el estado real de los equipos y, por tanto, qué mantenimiento necesitan realmente. Por regla general, solo se investigan las causas de los problemas en un eje de transmisión cuando se produce un fallo, y solo entonces se piden las piezas de repuesto necesarias. Esto da lugar a tiempos de espera que podrían evitarse y a pérdidas de producción que salen caras.

Para paliar esta situación, el Grupo Elbe ha desarrollado una innovadora familia de ejes de transmisión sensorizados en colaboración con la empresa Core Sensing GmbH. Estos ejes son componentes inteligentes que envían continuamente datos sobre su estado, lo que abre la puerta a detectar y corregir a tiempo problemas potenciales. Como resultado, las paradas con incidencias importantes en los costes se reducen notablemente, haciendo realidad algo que muchos operadores de plantas y fabricantes de vehículos llevaban tiempo demandando.

Básicamente, lo que se ha hecho es integrar inteligencia en un eje de transmisión convencional. Para ello, Core Sensing GmbH ha incorporado sensores inteligentes y electrónica de medición en la cavidad del eje. Entre esos sensores figuran galgas extensométricas suministradas individualmente por Hottinger Brüel & Kjaer (HBK) y adaptadas de forma óptima a las condiciones de la aplicación, en lo que respecta a dimensiones geométricas, materiales y tolerancias de temperatura.

Los sensores quedan estructuralmente integrados y transmiten información sobre el par aplicado, con alta precisión y en tiempo real, desde el propio eje de transmisión. Con estos datos se pueden extraer conclusiones fiables sobre el estado del eje y los componentes adyacentes.

HBK se encargó de personalizar y suministrar las galgas extensométricas de torsión que van instaladas en el eje de transmisión para medir el par. Igualmente, suministró rosetas en T para medir la fuerza axial. Los usuarios reciben datos precisos de par y fuerza axial, que se complementan con otras variables adicionales que obtiene el conjunto de la cadena de medida con la ayuda de las soluciones inteligentes de Core Sensing.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus