Publicidad
por H. De Paz Carmona y A. Brito Alayón, Dep. de Ingeniería Química y T.F., Universidad de La Laguna; M.A. Romero Vázquez y J. Frontela Delgado, Centro de Investigación de Ceps; J.J. Macías Hernández, Dep. de Ingeniería Química y T.F., Universidad de La Lagun 15 de junio, 2015 Artículos técnicos comentarios Bookmark and Share XML
< Volver

El co-procesamiento catalítico de aceite vegetal y gasoil en una unidad de hidrodesulfuración se postula como uno de los procesos más prometedores para la obtención de un biocombustible a nivel industrial, pero ¿cómo se ven afectadas las propiedades del gasoil desulfurado? y ¿qué productos se obtienen del hidrotratamiento del aceite?

En la actualidad la mayor parte de los combustibles utilizados en todo el mundo son de origen fósil. Sin embargo, el aumento de su consumo, la disminución de las reservas mundiales de petróleo y el gran impacto medioambiental que tiene su uso, promueven la búsqueda de otros combustibles limpios como son los biocombustibles [1,2].
Con el objetivo de fomentar el uso de energía procedente de fuentes renovables y reducir los gases de efecto invernadero, el Parlamento Europeo y el Consejo de la Unión Europea aprobaron la Directiva 2009/28/CE por la que se establece, entre otras cosas, el objetivo de que al menos un 10% de la energía consumida por el transporte en cada Estado miembro sea de origen renovable para el año 2020 [3,4].
Desde que el científico alemán de origen francés Rudolf Diesel utilizara aceites vegetales como combustible para sus motores diésel, quedó patente que se podía usar este producto de origen vegetal como una alternativa real a los combustibles líquidos de origen fósil.
Debido a su alto contenido en triglicéridos, cuya estructura tipo se muestra en la Figura 1, los aceites vegetales constituyen la materia prima ideal para la obtención de biocombustibles como el biodiésel [5]. Se pueden utilizar muchos tipos diferentes de aceites vegetales para este fin, pero sin duda el aceite de fritura es una buena alternativa, ya que, mediante su uso, no sólo se elimina un residuo contaminante para el medio ambiente, sino que se obtiene un producto combustible de alto valor añadido.
El camino más utilizado para transformar el aceite vegetal en combustible es la transesterificación, en la que se hace reaccionar a los triglicéridos del aceite con un alcohol de cadena corta, habitualmente metanol, en presencia de un catalizador básico como es el NaOH o el KOH, formado así metíl ésteres de ácidos grasos o FAME’s (Fatty Acid Metil Ester) y glicerina [6,7].

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus