por R. Peláez Fernández, P. Marín González y S. Ordóñez García, departamento de Ingeniería Química y Tecnología del Medio Ambiente, Universidad de Oviedo. Facultad de Química 18 de junio, 2019 Artículos técnicos comentarios Bookmark and Share
< Volver

En este artículo se plantea la utilización de polioximetilen dimetil éteres como aditivos para diésel para la reducción de las partículas emitidas por motores de combustión interna. Estos compuestos químicos presentan un gran interés tanto desde el punto de vista de la descarbonización de la economía -pueden obtenerse a partir de biomasa y residuos-, como desde el punto de vista de prevención de la contaminación atmosférica, ya que actúan como inhibidores de la formación de partículas en motores diésel.

Introducción
Desde el comienzo de la revolución industrial, a finales del siglo XVIII y principios del XIX, la energía se ha convertido en un factor indispensable para la humanidad, que ha ayudado a preservar el crecimiento económico y mantener el nivel de vida. La tasa actual de crecimiento económico mundial se asocia con un aumento considerable en el consumo de los recursos energéticos de la Tierra. Las actuales predicciones de la Agencia Internacional para la Energía (International Energy Agency) estiman un aumento de un tercio de la demanda energética mundial entre los años 2011 y 2035, y se estima un crecimiento económico mundial cercano al 3,6 % al año hasta 2035. La mayor parte de la producción mundial de energía primaria se deriva de la energía fósil. La demanda de combustibles fósiles seguirá creciendo anualmente, estimándose un 13 % en petróleo, un 17 % en carbón y un 48 % en gas natural hasta el año 2035 [1].

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus